Calcular la Pensión de Alimentos

Calcular Pension Alimentos

Calcular la pensión de alimentos en un procedimiento de familia suele ser uno de los escoyos mas grandes a la hora de hacer el procedimiento de mutuo acuerdo.

Son constantes las preguntas:

  • ¿ Cuanto es la pensión de alimentos que debo pasar ?
  • ¿ Cuanto dinero debo pagar al mes a mi exmujer, ex-pareja ?
  • ¿ Debo pasar pensión de alimentos si la guarda y custodia es compartida ?

El Consejo General del Poder Judicial ha creado un programa con una finalidad marcadamente orientadora (es decir, sin que sirva como criterio definitivo) para en base a la experiencia sugerir cuales pueden ser los importes.

Accediendo a dicho programa se puede comprobar que se nos pregunta sobre si la guarda y custodia va a ser exclusiva o compartida, sobre el número de hijos, sobre la comunidad autónoma, provincia y localidad y por último sobre los ingresos de uno y otro progenitor.

Efectivamente, dichos criterios son siempre tenidos en cuenta en los procedimiento de familia para fijar la pensión de alimentos, ya sea en un procedimiento de divorcio con hijos o en situaciones de parejas de hecho con menores.

La experiencia nos dice que el criterio seguido por los abogados en Burgos y por el Juzgado de Familia especializado en la materia, por lo general no coincide con los importes que ese programa pueda indicar.

Y es que se deben tener en cuenta elementos tan importantes a la hora de fijar la pensión como pueden se el conocer en que gastos tiene que incurrir cada una de las partes para el día a día y por lo tanto que renta disponible le queda.

Algo que influye de manera definitiva sobre el importe de la pensión de alimentos antes de fijarla es  que suele haber una vivienda comprada a medias y con una hipoteca.

El decidir el conocer quien va a disfrutar de la misma y como se va a pagar la hipoteca, afecta a la capacidad económica de quien tiene que irse a otro inmueble y seguir pagando la hipoteca de la casa que no disfruta.

Tampoco recoge el programa el hecho de que  los menores puedan tener algún tipo de necesidad especial, ya sea a consecuencia de alguna enfermedad o limitación que haga que el gasto ordinario se incremente de forma considerable, lo cual ocurre con relativa frecuencia como en el caso de necesitar alimentos especiales, y por lo general mas caros (celíacos, o alérgicos).

En definitiva el programa es una ayuda a la hora de tener un punto de partida, pero puede dar lugar a malos entendidos y a crear expectativas infundadas si no va acompañado del asesoramiento de profesionales especializados.

Comparte este artículo: